Vive las vacaciones de tu vida, vive Formentera

Este verano no te quedes sin las vacaciones de tu vida, este año descubre Formentera, una isla que no es tan conocida ni visitada como otras Isas de Archipiélago Balear, como pueden ser Ibiza o Mallorca, y es precisamente por este motivo que conserva un encanto especial, un pequeño paraíso tranquilo en medio del maravilloso Mar Mediterráneo que no ha sufrido la masificación turística, pero que, sin embargo, el entorno es singular y espectacular.

Si buscas alojamiento en esta isla para descubrirla durante tu periodo de asuetos, en el portal inmobiliario Formentera Pura vas a encontrar los mejores alojamientos para vivir unas vacaciones de ensueño.  Sin comisiones, es el lema de Formentera Pura, ofrecer una experiencia para cada bolsillo y es que Formentera Pura ofrece alquileres vacacionales exclusivos y por días adaptados a cada presupuesto y a cada estilo vacacional.

Si no conoces esta isla, si no has oído hablar demasiado de ella, quédate en alguno de estos inmuebles y descubre esta isla con la tranquilidad de tener la mejor ubicación y calidades para descansar y relajarte. Vamos a ofrecer algunos motivos por lo que no debes perderte esta oportunidad, pero no olvides que  hay muchos más que tendrás que venir a conocer por ti mismo.

Razones para venir este verano a Formentera

La primera razón, siendo una isla, no puede ser otra que sus playas y calas paradisiacas, una de las principales características que definen a esta isla. Arena fina, aguas cristalinas, rincones a medida de cualquier turista, aguas en calma, aguas más bravas…

En segundo lugar, cómo no, su clima privilegiado de temperaturas suaves durante todo el año, aunque la época preferida por los viajeros es de mayo a octubre. A Formentera se la conoce como la Isla del Sol, ya que cuenta con mas de 300 días de sol al año y es la menos lluviosa de todo el Archipiélago Balear.

En tercer lugar, Formentera es un espacio natural muy bien conservado que no debe perderse ningún amante de la naturaleza, con un 70% de su territorio calificado como espacio protegido. El Parque Natural Ses Salines cuenta con una gran biodiversidad, con costas rocosas, marismas, fondos arenosos, acantilados, dunas y con unas características climáticas y geográficas que le son exclusivas. En este parque se puede disfrutar del avistamiento de aves acuáticas, aves marinas, tortugas, delfines e incluso cachalotes y rorcuales.

Vacaciones en Formentera

El fondo marino de la isla de Formentera es otro de sus tesoros más extraordinarios. A esta belleza contribuye la Posidonia oceánica, una planta marina que es propia del mediterráneo, y que sólo habita en mares limpios y cristalinos de gran calidad, como las de esta isla, a cuyas aguas le otorga un color azul muy especial. Crea extensos mantos que cubren el fondo marino (entre la superficie y los 40 metros de profundidad) y actúa de filtro de sedimentos, consiguiendo que el agua tenga una transparencia única y dando vida al ecosistema submarino, oxigenando a miles de especies animales y vegetales. La pradera de Posidonia Oceánica que se extiende en Ses Salines es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde el año 1999, creando un ecosistema submarino lleno de vida.

Para disfrutar de este increíble fondo marino, nada mejor que practicar de actividades acuáticas, como el snorkel y el submarinismo.

Pasear por la isla de Formentera es descubrir rincones con encanto de singular belleza y de un gran interés cultural, turístico, como la Mola, una montaña de 1104 metros de altura considerado como uno de los símbolos más característicos de la isla.

Al ser una isla pequeña, puede recorrerse por completo con cierta facilidad. Además de las carreteras, muy útiles para parar a nuestro antojo e ir descubriendo sus encantos, cuenta multitud de rutas verdes para recorrer, perderse y disfrutar de Formentera a otro ritmo. En este sentido, cuenta con nada menos que 32 circuitos verdes que se entrelazan entre sí, y que pueden realizarse tanto a pie como en bicicleta, un modo diferente para recorrer caminos históricos y paisajes rurales, rodeados de exuberante naturaleza.

Si todavía no estás convencido, tendrás que venir para probar su exquisita gastronomía, con su sello personal, que puede considerarse una de las mejores embajadoras de la auténtica cocina mediterránea. Por nombrar algunos productos sobresalientes, podemos citar los más artesanales, como la sobrasada, sus quesos de cabra, las mieles de tomillo y romero y los higos secos…

Como buena isla, no podemos olvidarnos de su excelente pescado, que cocinan de múltiples maneras y es la base de casi todos sus platos. La repostería de Formentera queda representada por el Flaó (una tarta redonda de huevos y queso fresco) y la Greixonera (un pudding de canela). Por último, sus vinos son muy valorados, así como sus licores de hierbas.

No lo dudes ni por un instante, ven a Formentera a disfrutar de atardeceres de postal, esos que dejan sin aliento, que paran el corazón y te congelan durante el breve instante que duran, sin poder apartar los ojos del astro rey, respirando el dulce, limpio y penetrante sabor a sal del aire mediterráneo.