Islandia, cómo sacar el máximo partido posible a tu viaje

Islandia es un país asombroso. Esta pequeña isla del norte del Atlántico tiene ocupa apenas una quinta parte de la superficie de España, de modo que es poco más grande que la comunidad autónoma de Castilla y León.

Con menos de 400.000 habitantes, mantiene una bajísima densidad de población, unos 3 habitantes por kilómetro cuadrado, lo que significa que hay numerosas zonas del país que son completamente virginales y en las que la naturaleza se muestra con una belleza impactante. Rodeada por completo por el océano Atlántico, Islandia es sin duda uno de los países más demandados por los turistas internacionales, pues en 2017 visitaron la isla dos millones de personas.

Para muchos viajeros, la mejor opción al llegar a Islandia es atreverse a ir por libre, y lo cierto es que el tamaño del país lo permite. Una isla con poco más de 100.000 kilómetros cuadrados es tentadora para recorrerla alquilando un coche o una autocaravana en de una semana o poco tiempo más. Esta práctica, no obstante, es solo aconsejable para aquellas personas que tengan un verdadero espíritu aventurero y consideren que el trayecto forma parte importante del viaje.

Otra solución muy habitual es reservar paquetes con touroperadores, en los que se organizan, aunque a precios evidentemente más costosos, todo tipo de actividades para conocer las principales joyas paisajísticas que muestra la isla de hielo y fuego.

Islandia

¿Qué ver en Islandia?

Un buen primer motivo para hacer una excursión en Islandia es disfrutar de sus Auroras Boreales. Las Auroras Boreales son fenómenos atmosféricos que se producen en zonas polares, y aunque son también visibles en los países escandinavos, Islandia es un lugar más que idóneo para disfrutar de este espectáculo, así como para conocer su tan afamado Círculo Dorado.

El Círculo Dorado es una de las principales rutas turísticas del país. Situado en el sur de Islandia, sus 300 kilómetros de recorrido se inician y acaban en Reikjavik, la capital, de modo que es una opción muy demandada por parte de los turistas. En el aeropuerto de Keflavik, el más importante del país (concentra prácticamente el 99% del tráfico aéreo de Islandia), se puede alquilar un coche y comenzar esta ruta.

El Círculo Dorado contiene la mayor parte de las excursiones más demandadas en el país, con tres paradas que son obligatorias para quienes visitan Islandia por primera vez: el Parque Nacional de Thingvellir, la catarata Gullfoss y el Valle de Haukadalur.

En Haudakalur se localizan Geysir, el géiser más antiguo conocido y uno de los ejemplos más impresionantes de este fenómeno en todo el mundo. Este géiser puede estar lanzando agua hirviendo hasta más de 80 metros en el aire.

En el centro de la isla, aunque más orientado hacia el este, en las conocidas como Tierras Altas, los visitantes pueden contemplar la caldera de Grimsvon, el campo geotermal más importante del país.

En el sureste del país, formando parte del Parque Nacional de Skaftafell y cerca de la ciudad de Hofn, a unos 350 kilómetros de Reikjavik, se sitúa la laguna Jokulsarlon, un espacio único para observar icebergs flotantes que se van desprendiendo del glaciar Breidamerkurjokull, que a su vez forma parte del glaciar Vatnajokull. Por su fácil acceso en carretera, este lugar es constantemente visitado por turistas, que pueden hacer excursiones hasta las inmediaciones de los icebergs en vehículos anfibios.

Un último destino imprescindible en Islandia es Landmannalaugar. Esta reserva natural, muy accesible por carretera desde Reikjavik, conforma el inicio de las Tierras Altas del país. Conforma una serie de valles volcánicos de belleza inconmensurable que muchos denominan “la perla de las tierras altas centrales”.

En Landmannalaugar se inicia uno de los trekkings más espectaculares del mundo, un recorrido a pie que puede durar de 4 a 8 días y cuya distancia oscila entre los 55 y los 80 kilómetros, si bien lo más adecuado es realizar esta actividad de turismo de aventura durante los meses de verano, cuando la senda es transitable a pie.

Muchas agencias de viajes y touroperadores ofrecen la oportunidad de hacer excursiones de un día o un par de días hasta esta región, pero la opción del trekking es la preferida por muchos turistas, especialmente aquellos amantes de la naturaleza y el turismo de aventura.