Historia de los seguros de viaje en el mundo

La sociedad actual sufre de un cierto adanismo que nos hace creer que todo de cuanto disfrutamos es de muy reciente invención. Uno de los mas claros ejemplos es el de las aseguradoras. Se nos hace difícil creer que en tiempos de la Grecia Clásica, incluso en Mesopotamia, más de 1000 años antes del esplendor de Atenas, los seguros fueran parte de la vida de las personas, especialmente de los mercaderes y de los viajeros. Lo único diferente era que los vendedores de seguros no iban con maletín y corbata, sino con túnica.

Los seguros de viaje fueron los primeros en estar documentados en fuentes históricas fiables, hace casi 4 000 años. Y no es de extrañar que así fuera. La implantación del sedentarismo que caracterizó al Neolítico derivó en el surgimiento de grandes civilizaciones fluviales (Mesopotamia, Egipto y, en el oriente, la del Valle del Indo) y, consecuentemente, en la aparición de grandes urbes que comenzaron a desarrollar unos intensivos intercambios comerciales.

Proteger las mercancías en los largos y peligrosos viajes de los mercaderes se convirtió en una necesidad y de ahí surgieron los primeros seguros de viaje. En lo referente a los viajes turísticos de particulares, aunque ya fueron habituales entre las clases altas desde los tiempos del Imperio Romano, no estuvieron protegidos por los seguros de viajes hasta el siglo XIX, en plena Revolución Industrial, cuando los viajes de placer se “democratizaron”.

Y es que nada es comparable a la tranquilidad que proporciona contar con un buen seguro de viaje, que dependiendo de su cobertura puede proteger al viajero de cualquier emergencia sanitaria, asistencia jurídica, reposición de equipajes robados o extraviados, etc.

Hagamos un pequeño repaso a la evolución de esta fundamental herramienta que lleva milenios siendo fundamental para el éxito de los viajes.

Los orígenes de los seguros de viajes

El texto jurídico más antiguo que se conserva es el Código de Hammurabi, un monarca babilónico del siglo XVIII antes de Cristo que fue el primer mandatario en intentar legislar sobre todos los aspectos de la vida de sus súbditos.

En dicho código, que en la actualidad se conserva en el Museo del Louvre, en París, ya pueden observarse casi 300 cláusulas relativas a seguros marítimos de los que se beneficiaban los mercaderes durante sus viajes.

Estos primitivos seguros se extendieron pronto por toda la región mesopotámica y fueron utilizados por comerciantes de toda índole para proteger sus caravanas en los viajes a través de los desiertos, entre ciudad y ciudad.

Los seguros de viaje durante la Edad Media

Los seguros de viaje fueron evolucionando y perfeccionándose a través de toda la Antigüedad, tanto en Grecia como en Roma, hasta llegar a la Edad Media, cuando surgió el seguro internacional de viaje en una versión que no difiere en exceso al que conocemos en la actualidad.

Es en esa época, especialmente durante los siglos de las Cruzadas, entre 1095 y 1291, cuando italianos y españoles desarrollaron un intenso comercio en el Mediterráneo. En ese tiempo los seguros eran fundamentales para cubrir las pérdidas de barcos a manos de los piratas, quienes, a pesar de la leyenda romántica que los ha acompañado durante siglos, eran unos ladrones y asesinos con el suficiente poder como para poner en peligro la economía de los estados de la época.

Los seguros de viaje en la Edad Moderna

Dos son los acontecimientos históricos que marcan el fin de la Edad Media y el principio de la Edad Moderna: la caída de Constantinopla a manos del Imperio Otomano en 1453 y el Descubrimiento de América en 1492 por los españoles. Sin duda, fue este segundo hecho el que más influyó en el desarrollo de los seguros de viaje.

El emperador Carlos V, durante el siglo XVI, impulsó la creación de las llamadas Ordenanzas del Consulado de Burgos, las cuales aseguraban el comercio de lana con Flandes. Puede decirse que fue el inicio de la profesionalización de los agentes de seguros.

Cuando el comercio con el Nuevo Mundo se intensificó, a mediados del siglo XVI, fue el Consulado de Sevilla el que gestionó los seguros de los miles de viajeros que cada año se trasladaban a América.

Pronto Inglaterra, que de la mano de la reina Isabel I se convertiría en la principal potencia rival del aún joven Imperio español, inició su andadura en la profesionalización de los seguros, especialmente en el sector del comercio marítimo, mediante la conocida como Assurance Act, una ley que obligaba a asegurar cualquier barco antes de zarpar.

La primera compañía de seguros especializada en viajes

A pesar de que el desarrollo de los seguros de viajes se dio en el viejo Mundo, tanto en el entorno mediterráneo como en el atlántico, la primera compañía aseguradora especializada en viajes nació en EE.UU., en el año 1864, en plena Segunda Revolución Industrial.

Su nombre fue The Traveller´s Insurance Company (La Compañía de Seguros del Viajero) y fue fundada por James G. Batterson. Por primera vez los principales clientes potenciales de los seguros no eran comerciantes sino turistas, personas que se desplazaban por el puro placer de conocer nuevas ciudades y territorios.

Aunque el turismo ya había sido una práctica relativamente extendida en Grecia y Roma, el feudalismo de la Edad Media, que obligaba a los vasallos a permanecer en las tierras de sus señores, dejaron bajo mínimos los desplazamientos entre territorios.

La Edad Moderna significó el nacimiento del turismo tal y como lo conocemos, surgiendo un gran número de posadas y hospederías en ciudades y en unos caminos que volvían a recuperar el esplendor que habían tenido durante los años del Imperio romano.

DESCUENTO IATI al principio de los artículos

Los seguros de viaje en la actualidad

Los primeros seguros de viaje ofrecidos por Batterson sería considerados hoy excesivamente básicos, ya que únicamente cubrían pérdidas, robos de equipaje y poco más.

En la actualidad existen numerosos tipos de seguros de viaje, con diferentes coberturas. Además de lo referente a las pérdidas de equipaje, es habitual que los asegurados tengan cubiertas la asistencia sanitaria, pérdida de vuelos, cancelación de viajes e incluso problemas tan graves como actos de terrorismo y otros peligros que desgraciadamente son parte de nuestro mundo.

Y hasta aquí la larga historia de casi 4 000 años de los seguros de viaje.

Mejores seguros de viaje por actividades:

Mejores seguros de viaje para el lugar que visites:

Nuestra opinión sobre los principales seguro de viaje del mercado: