Consejos para viajar a Europa por primera vez

Ha llegado el momento de viajar a Europa y nos asaltan las dudas a la hora de decidir cuál es la forma más adecuada de organizarlo todo para que esta primera experiencia en Europa sea inolvidable. Desde TipsViajeros queremos brindarte los mejores consejos para viajar a Europa por primera vez.

Quizás lo primero que debemos decidir es si vamos a planear nuestro primer viaje a Europa por nuestra cuenta o si preferimos acudir a una agencia de viajes y delegar en ellos la organización del mismo. Esto dependerá en gran medida del tipo de viajero que seamos. Algunas personas sienten inseguridad ante la idea de viajar solas y temen encontrarse perdidas en medio de un país desconocido. Si este es tu caso, podrías decantarte por contratar un tour organizado a través de agencia. De este modo irás con las fechas de salida y regreso, los transportes y hoteles concertados, así como las excursiones previamente contratadas, con lo que sentirás una gran seguridad a la par que disfrutarás de su visita. Además, en este tipo de viajes, podrás ver muchos lugares en poco tiempo y conocer a mucha gente.

Si ya has viajado anteriormente a Europa o si cuentas con mucho tiempo, puedes organizar tú mismo el viaje o comprar los billetes de ida e ir improvisando día a día. En este último caso, si sabes buscar bien, podrás ahorrar bastante consiguiendo que tu viaje a Europa sea lo más económico posible.

Consejos para viajar a EuropaLos motivos para elegir Europa como destino de viaje pueden ser muchos; conocer su cultura, el arte y en gran medida su arquitectura, pero también es muy interesante reconocer las facilidades que este gran continente nos ofrece a la hora de viajar.

Considero, tras el conocimiento que he obtenido de las ciudades europeas, que los viajeros de otros lugares no van a encontrar grandes diferencias culturales en estos países. Esto les otorgará una gran sensación de comodidad y se trata de un componente de gran importancia, porque sentirse cómodo aumenta las probabilidades de disfrutar de la aventura. De cualquier modo es normal sentir cierto nerviosismo cuando se viaja a algún sitio por primera vez, producto del desconocimiento y de no saber qué esperar o qué encontraremos allí. Con el fin de paliar esta inquietud, hemos querido recoger en este artículo una serie de tips de interés para aplicar en tu primer viaje a Europa.

Este continente es tan apasionante que la aventura comienza ya con los preparativos. Es aconsejable planear la visita de varios países europeos a la vez para aprovechar el tiempo y gastar lo menos posible. El tiempo aconsejado debe ser el que se ajuste a tus posibilidades, pero elegir entre 15 y 30 días de viaje es lo más interesante. Durante la etapa de organización debes prever muchos aspectos diferentes, como el tipo de alojamiento, documentación que necesitarás, cómo te moverás entre las ciudades o los países, etc.

A continuación te dejamos una serie de recomendaciones para viajar a Europa por primera vez.

Mi primer viaje a Europa

 

Qué fechas elegir para mi primer viaje a Europa

En realidad, cualquier época del año es viable para realizar nuestra primera visita a Europa. En cualquier caso, puestos a elegir, es mejor escoger meses situados fuera de las estaciones de Verano e Invierno. En Verano muchos turistas planean sus vacaciones y nos encontramos en temporada alta, con la consiguiente saturación que ello conlleva. En invierno, el clima no es el más recomendable, aunque es cierto que podemos conseguir viajes más económicos; otro handicap es que tendrás que llevar más ropa de abrigo, con lo que por ende tu equipaje será más pesado. Caso aparte es que tengas pensado realizar un viaje para esquiar; en ese caso, esta es la mejor época. Lo mejor es planificar nuestro viaje entre los meses de marzo a mayo o de septiembre a noviembre. Concretamente, septiembre y mayo son muy buenos meses para organizar tu primer viaje a Europa. Encontrarás buenos precios, buen clima, no habrá saturación, etc. Debes buscar información sobre el lugar que vas a visitar. Hay bastantes ciudades europeas que durante el mes de agosto tienen un clima casi insoportable, con mucho calor, y otras que se quedan prácticamente desiertas y tampoco merece visitarlas pues incluso la oferta cultural baja por el escaso número de personas que se quedan en la ciudad. Ten en cuenta todos estos detalles a la hora de planificar tu viaje para no llevarte ninguna sorpresa desagradable.

Documentación que debes tener en cuenta si vas a viajar por primera vez a Europa

Cuando viajamos al extranjero y aún más si se trata de un país que está en otro continente y con el que no gozamos de “libre circulación”, debemos conocer muy bien la legislación vigente, los tratados entre países y los posibles convenios de movimiento de ciudadanos.

En Europa, existen 26 países que conforman el denominado espacio Schengen, esto es, en sus fronteras internas no hay controles fronterizos, con lo que se permite la libre circulación. Debes informarte por si has planificado tu viaje de manera que necesites obtener el visado único, que podrás utilizar durante una estancia menor a 90 días.

Equipaje

Debes organizar bien tu equipaje. Posiblemente realices un viaje de entre 15 y 30 días, por lo que necesitarás preparar concienzudamente aquello que vas a necesitar, con el fin de llevar el menor peso posible, sin olvidar nada de aquello imprescindible. Cuanto menos equipaje lleves, te moverás con más facilidad y tendrás menos probabilidad de pagar exceso en las facturaciones aéreas.

Además deberás tener en cuenta la época del año en la que organices el viaje. Tal como comentábamos anteriormente, en invierno tu equipaje deberá ir más cargado, con ropa de abrigo que te proteja de las altas temperaturas de las ciudades europeas. En cambio, el verano te permitirá llevar un equipaje mucho más ligero.

Elige el formato que más se adapte a tus gustos y necesidades. Mochilas o maletas; selecciona qué tipo de equipaje vas a llevar a tu experiencia europea. En tu equipaje de mano coloca todos aquellos documentos y enseres necesarios y de valor, con el fin de tenerlos siempre a buen recaudo y protegidos. En este, asegúrate de colocar también algunas prendas y utensilios de higiene que te ayudarán frente a una hipotética pérdida de equipaje.

¿Cómo elegir los lugares que vas a visitar?

Es conveniente que a la hora de plantearte tu primer viaje a Europa, en los primeros momentos, decidas cuáles son los países o los lugares que más te interesa visitar. Puedes comenzar haciendo una lista en la que incluyas tus preferencias, no importa que sea extensa al principio. Poco a poco irás perfilando esa lista para concretar el viaje. Puedes leer o visionar documentales sobre esos lugares, lo que te ayudará a decidir y decantarte por la elección final. Debes tener en cuenta diferentes aspectos importantes, como el tiempo que tienes para viajar, el transporte que vas a utilizar y la profundidad con la que te interesa conocer esos países. Ten en cuenta que si se trata de tu primer viaje, es apropiado que visites los principales monumentos y zonas turísticas. Si vas a Francia, debes conocer la Torre Eiffel, en Roma, El Colisseo o el Foro romano, En Venecia podrás dar un paseo en góndola, etc.

Elige de forma meditada y no quieras abarcar demasiado. Es cierto que podemos tener la tentación de ir sumando países a nuestra visita porque deseamos aprovechar el viaje, pero si nos excedemos en el número de lugares a visitar, lo único que conseguiremos es tener un conocimiento muy parcial. Debes vivir la experiencia. Ya tendrás tiempo de volver y conocer otros lugares. Europa es un continente variado y excitante. Debes viajar más de una vez a Europa.

Servicios sanitarios en Europa

Cuando estás organizando tu viaje a Europa, una de las primeras cosas que puedes consultar es la posibilidad de contratar algún servicio de seguros de asistencia en viajes. Con ellos, podrás tener la cobertura sanitaria que necesites en caso de padecer alguna enfermedad durante el viaje o en caso de que sufras algún tipo de accidente. Ese tipo de seguros, además de las sanitarias, puede llevar aparejadas otras coberturas, relacionadas con robos o pérdidas de equipaje. En caso de que no lleves contratado este tipo de seguros, es posible que tengas que hacer frente económicamente al pago de los servicios recibidos, que en muchos casos pueden convertirse en cantidades muy elevadas.

¿Me afectará el jet lag? ¿Cómo combatirlo?

Cuando viajamos alrededor del mundo, realizando en avión trayectos muy largos, puede producirse una descompensación debida a las diferencias horarias en cada parte del mundo. ¿Qué se suele recomendar? lo ideal es que el primer día soportes el sueño hasta que llegue la noche en la ciudad europea, con lo que adaptarás tu ritmo al nuevo país prácticamente al día siguiente o en los dos primeros días. Al llegar ese primer día al hotel, procura darte una ducha para despejarte y sal a conocer la ciudad para evitar la tentación de echar una siesta.

¿Dónde dormir en Europa?

Los hoteles son una opción. Las habitaciones de los hoteles, en general, no son muy amplias. Normalmente si es una habitación doble, nos encontraremos con dos camas separadas o dos camas de 90 cm. de ancho unidas bajo un cabecero de 1,80 cm. En los aseos se pueden encontrar toallas de mano y de ducha y el servicio de limpieza, por lo general, pasa a diario.

Si tu primer viaje a Europa tiene que ser muy económico, puedes decantarte por algún albergue. Los albergues por lo general se pagan cada noche y se puede abaratar el precio compartiendo habitación con otros viajeros. También puedes solicitar una habitación privada, pero ten en cuenta que, al pagar por “cama”, cuántos más huéspedes compartan la habitación, más barato saldrá el alojamiento.

Otra opción, no exenta de cierta polémica por varios asuntos (desaparición de la Organización Sin ánimo de lucro para convertirse en empresa comercial, preocupación por la seguridad…) es la de realizar “couchsurfing”. Con esta forma de hospedaje, consistente en quedarse de forma gratuita en casas de desconocidos, podrás abaratar los gastos al máximo. Puedes acceder a la página web para solicitar más información y registrarte si finalmente te interesa este sistema.

Suministro eléctrico en Europa

El suministro de electricidad en Europa es 220v, por lo tanto, si viajas por ejemplo desde un país en el que se usa una tensión de 110v, tendrás que utilizar un transformador para conectar tus aparatos eléctricos. Si utilizas determinados aparatos electrónicos, como móviles o tablets de Apple, puedes consultar si se adaptan directamente a este voltaje. Además, será necesario utilizar un adaptador para conectar estos aparatos a la corriente. En Europa, la mayoría de los enchufes tienen dos clavijas redondeadas. Si viajas a Inglaterra, por ejemplo, el adaptador deba tener tres clavijas rectangulares.

Cómo movernos por Europa

Ten en cuenta el sistema ferroviario europeo a la hora de moverte en tus vacaciones. Es una red amplia y bastante completa, con la que podrás desplazarte prácticamente a cualquier lugar a unos precios bastante asequibles y disfrutando del viaje. No son solo una forma de viajar, sino que conforman en sí mismos, una experiencia interesante, con la que podrás disfrutar de preciosos paisajes. En tren podrás desplazarte no solo entre ciudades, sino también entre países y es una opción económica frente a los viajes en avión (a excepción de las compañías de bajo coste en las que podrás encontrar económicas ofertas). Además, si tienes que realizar trayectos largos, siempre puedes utilizar la opción nocturna y así podrás dormir mientras viajas a otros lugares. Para viajar entre países, puedes usar el eurail; busca información y disfruta de la aventura.

También se puede alquilar un coche para viajar entre ciudades. ¿El problema? que realizar la devolución en un país diferente puede resultar bastante caro.

Si lo que quieres es conocer el centro de cualquier ciudad europea, dispones del Metro, con estaciones muy bien situadas y conectadas, también con precios muy buenos, pudiendo disfrutar de la posibilidad de comprar diferentes tipos de bonos, diarios, semanales, etc. Desde luego, el taxi es otra opción muy interesante aunque toma cada vez más peso el alquiler de bicicletas para moverse por la ciudad con mayor rapidez y de una forma más ecológica. Si quieres ahorrar al máximo, podrás recorrer a pie el centro de las mayores ciudades europeas, eso sí, debes ir dispuesto a caminar y caminar… De esta forma disfrutarás de todos y cada uno de los mágicos rincones de Europa. Aprovecha para realizar “walking tours”, que son recorridos a pie en los que un guía te llevará a vivir diferentes experiencias emocionantes. Uno que me gustó muchísimo fue el tour de Jack el destripador (Jack the ripper) en la ciudad de Londres. Fue fascinante recorrer las callejuelas y trasladarnos al siglo XIX, a ese Londres oscuro y peligroso en cuyas sombras habitaba tal personaje nunca detenido. En mi opinión, los tour a pie son una de las formas más interesantes de conocer los entresijos de una ciudad europea.

En Europa, tal como mencionábamos anteriormente, existen compañías de bajo coste, las “low cost”. Estas compañías te permitirán viajar de un punto a otro de forma mucho más inmediata que el tren o cualquier otro medio de transporte y además a un precio más reducido que las compañías tradicionales. Easyjet, Vueling o Ryanair son algunas de las compañías de bajo coste más populares en Europa. Vuelan a aeropuertos concretos, no a todos, por lo que si optas por este medio de transporte, debes planificar bien las rutas teniendo en cuenta los lugares de salida y llegada. Ten en cuenta por ejemplo que suelen usar aeropuertos alejados de la ciudad y esto puede encarecer luego el transporte terrestre. Otra característica importante que debemos conocer de estas compañías “low cost” es que tienen un límite bastante pequeño de peso para el equipaje y si nos pasamos, tendremos que pagar por los kilos de más. Todas estas cosas deben ser valoradas durante la organización de tu viaje.

La moneda europea

La moneda en Europa es el Euro, en toda, excepto en Inglaterra, donde se utilizan las libras. Existen dos formas de actuar en este sentido, puedes cambiar tu moneda a euros o libras o asegurarte de que podrás usar tu tarjeta de crédito en el país que vas a visitar. Para confirmar este extremo, debes acudir a tu sucursal bancaria y preguntar todas las dudas que tengas con el fin de evitar disgustos de tipo económico en tu primer viaje a Europa. El consejo que te damos desde tipsviajeros es que no lleves tu dinero solo en efectivo o solo en tarjeta, sino que uses los dos sistemas. Además es interesante que puedas llevar más de una tarjeta y dejes una, por ejemplo, en la caja fuerte de tu alojamiento, de esta forma, si pierdes tu cartera, siempre tendrás un seguro a buen resguardo. Para tus viajes, es apropiado que lleves algún bolsillo interior donde transportar la documentación importante y tarjetas y una cartera con algo de dinero a la vista.

Propinas

Atención a las propinas. Aunque esta acepción hace referencia a una cantidad que se da por un servicio en agradecimiento o muestra de satisfacción por la buena atención recibida, es cierto que en algunos países del mundo, más que una dádiva, es una obligación. Dentro de Europa, existen diferentes costumbres en relación a este tema. En ningún país Europeo es obligatoria, pero algunos, como Grecia, Noruega, Finlandia o Islandia, la incluyen en la cuenta. En estos países puedes dejar algo más (entre un 5 o un 10 por ciento) si quedas muy satisfecho con el trato. En otros países como Alemania, Holanda, Italia, Francia o Suecia, es muy recomendable dejar la propina, que suele ser de entre un 10 y un 15 por ciento.

La seguridad en Europa

En líneas generales, Europa es un continente bastante seguro. Aún así, es necesario tener en cuenta ciertas precauciones si viajas por primera vez a Europa. En la delincuencia común destaca la actuación de los carteristas. Son personas que valiéndose de diversas artimañas y actuando en grupo, utilizan las aglomeraciones de personas para sustraer con sigilo sus carteras, móviles o cualquier cosa de interés que guardemos en nuestros bolsos.

En los últimos tiempos, algunas ciudades europeas han sido escenario de atentados de carácter yihadista, aunque este tipo de acciones hoy en día se suceden no solo en Europa, sino en muchas otras partes del planeta.

Idioma

Cada país europeo tiene su idioma propio, pero es cierto que el uso del inglés está muy extendido. Podrás comunicarte prácticamente sin dificultades en este idioma y también puedes echar mano de algún diccionario del idioma del país o incluso aprender algunas frases básicas con las que poder comunicarte con los locales del país que visitas.

Barreras arquitectónicas para personas con discapacidad

Esta es una asignatura pendiente en algunas ciudades europeas. Es cierto que dependiendo del país que visites, esta realidad puede ser más o menos acertada, pues al tratarse de obras que requieren en muchos casos de una gran inversión, depende de la sensibilización y de los recursos del país europeo que visites. En algunos accesos podemos encontrar que no existen rampas o puedes visitar edificios sin ascensor. El metro de algunas ciudades cuenta con ascensores en determinadas vías, las más modernas normalmente, pero existen algunas en las que podemos tener realmente problemas si nos desplazamos con dificultad.

Además, muchas ciudades europeas tienen calzadas con adoquines de piedra, que dificultan la accesibilidad de personas con movilidad reducida, aunque se trate de uno de los encantos y peculiaridades con los que podemos deleitarnos.

Cada vez más existen páginas web que ofrecen información sobre los hoteles y establecimientos que están perfectamente adaptados para las personas con algún tipo de discapacidad.

Finalmente solo un pequeño consejo. Europa es un continente maravilloso que tiene muchos lugares para ver y es una experiencia muy tentadora. Recuerda que debes disfrutar cada momento de la aventura que supondrá tu primer viaje a Europa.

¿Te han resultado interesantes nuestros consejos para viajar a Europa por primera vez? Cuéntanos tu opinión please…