Consejos para disfrutar de cruceros en familia

Sin duda disfrutar de un crucero en familia es una de las mejores opciones para pasar nuestras vacaciones. Existen estadísticas que indican que un 42 por ciento de personas que realizan un crucero lo hacen en compañía de niños y adolescentes.

La mayor parte de compañías de cruceros ofrecen para mantener a esos niños y jóvenes felices una gran cantidad de opciones para mantenerlos ocupados. Clubes exclusivos, actividades deportivas, juegos, reuniones con sus personajes de dibujos favoritos, parques acuáticos, escalada, tirolinas y mucho, mucho más.

Prácticamente la mayoría de compañías de cruceros disponen de este tipo de actividades para disfrutar en familia: Norwegian Cruise Line, MSC Cruceros, Royal Caribbean, son algunas de las compañías que ofrecen en sus barcos actividades supervisadas e instalaciones dedicadas a los más pequeños de la casa, aunque no son cruceros expresamente pensados para los peques.

No obstante, existen cruceros especialmente pensados para los niños, como la DISNEY CRUISE LINE, que son auténticamente increíbles. Puedes elegir entre dos barcos, el Disney Magic (que realiza cruceros por el Mediterráneo, Norte de Europa, Capitales Bálticas y) Fiordos Noruegos y el Disney Fantasy (ruta del Caribe Occidental, con salida de Puerto Cañaveral-EEUU).

Por el contrario, los cruceros de máximo lujo pueden ofrecer algunas actividades para niños, pero ciertamente estos cruceros de alta gama están pensados para el público adulto.

Crucero en familia

Todas estas líneas ofrecen grandes cruceros con ofertas muy interesantes en ocio infantil. Dicho esto, antes de elegir uno de estos cruceros, debemos fijarnos en ciertos aspectos para determinar qué opción es mejor para nuestra familia.

Si quieres sacar el máximo partido a tu viaje, no dudes en seguir estos consejos para cuando llegue el momento de reservar vuestros pasajes. No obstante debes tener en cuenta que las condiciones de los cruceros cambian constantemente. Por ello, debes tomarte la información que te ofrecemos como algo orientativo, debiendo comprobar  en el momento de reservar con cada compañía los servicios que ofrecen para niños.

1. Comprueba que el programa para niños del crucero funcionará con tus hijos.

Todas las compañías de cruceros familiares trabajan muy duro para ofrecer a las familias los mejores programas infantiles. Por ejemplo, Disney utiliza sus distintas asociaciones para ofrecer atractivas actividades temáticas como el Halcón Milenario de la famosa Star Wars o la academia de héroes Marvel. Sin duda tus hijos lo pasarán en grande.

Normalmente todas las líneas de cruceros para familias dividen las actividades por grupos de edad, para que puedan divertirse de acuerdo a la misma. Antes de tomar la decisión debes pensar con detenimiento la edad y personalidad de tus hijos para decidir el programa de actividades para niños que mejor se adapta a las características personales de tus hijos.

Por ejemplo, hay compañías que ofrecen grupos distintos para las edades 3-5 años, 6-8 años, 9-11 años, 12-14 años y 15-17 años. Imagínate que a tu hijo de 7 años, que ya se cree adulto y en posesión de la verdad más absoluta, de repente lo pones a jugar rodeado de niños de 3 años. Seguramente se sentirá mal y se aburrirá. Y una niña de 9 años, ¿crees que se sentirá bien realizando actividades reservadas para adolescentes de 15 años?

Hay otras compañías que presentan grupos de edad más amplios como de 3-7 años, 8-12 años y 13-17 años. La decisión es tuya. Debes valorar si por la personalidad y gustos de tu hijo encajará bien en el grupo de edades que le corresponderían en cada crucero y tomar la decisión en consecuencia.

Disney (quizás por ser cruceros megaespecializados y por estar gobernados por el Capitán Mickey) le da un enfoque distinto al asunto. Su Club Océano y el Laboratorio están abiertos (ambos) a las edades entre 3 y 12 años, y cualquier niño puede participar de las dos opciones. En realidad el Club está pensado para los niños más pequeños y el Laboratorio para los mayores, pero existe libre elección. Uno de los aspectos que mejor me parece de esta política es que los amigos o hermanos pueden jugar juntos, aunque exista cierta diferencia de edad. Por otro lado, un niño muy pequeño puede aburrirse o sentirse mal si lo dejamos en el Laboratorio durante mucho tiempo, o al contrario en el caso de los mayores.

Otro aspecto importante es que en temporada alta, algunas compañías dedican los espacios para niños a otras actividades de tipo general como salas de estar, para evitar el hacinamiento que puede producirse por ejemplo en verano. Es una desagradable sorpresa el que por no leer la letra pequeña, el club infantil para tus hijos en la temporada que tu has elegido navegar este cerrado y/o dedicado a otros menesteres.

2. Si viajas con bebés, asegúrate que el crucero tenga un cuarto de juego para bebés.

Aunque los más pequeños de la casa no suelen recordar gran cosa de sus primeros viajes, sin duda tú si recordarás si el crucero fue agradable en cuanto a la posibilidad de que alguien cuide de tus hijos en ciertos momentos del día o si por el contrario tu crucero se terminó convirtiendo en un viaje al infierno.

Normalmente lo habitual entre las líneas de cruceros es exigir una edad mínima de 6 meses para navegar, y en algunos casos (para viajes de mayor recorrido), un año. Algunas líneas de cruceros prohíben el acceso a niños de hasta cierta edad, por lo que debes verificar bien este aspecto antes de reservar tu pasaje.

Muchas compañías ofrecen guarderías para menores de 3 años en algunas franjas horarias, lo que sin duda te permitirá disfrutar más de unas vacaciones “de adulto”. La mayor parte de cruceros ofrecen áreas de juego para los más pequeños, donde pueden disfrutar en compañía de sus padres o tutores. En este aspecto nuevamente Disney Cruise Line destaca, siendo una de las compañías que mejores servicios ofrecen para bebés. Ofrecen guarderías con servicio integral para niños con edades comprendidas entre los 6 meses y los 3 años de edad, con multitud de juguetes e incluso áreas para la siesta. ¡Fantástico! Las familias únicamente deben preocuparse por mantener sus teléfonos móviles operativos para contactar en caso necesario con la guardería.

En este punto, las opciones que ofrece cada naviera son muy dispares, por lo que debes consultar de forma específica a cada una de ellas. Y recuerda, lo que vale para una temporada no vale para otra. Actualiza siempre tu información antes de reservar.

3. Si viajas con niños pequeños van a disfrutar mucho con los personajes de sus dibujos favoritos.

Los niños pequeñitos, como no podría ser de otra manera, adoran a los personajes de los dibujos animados, por lo que deberías considerar sobremanera las opciones que ofrecen determinados cruceros para que tus hijos conozcan personalmente a sus personajes favoritos. Ya sea tomando el té con una princesa Disney o luchando con uno de los Vengadores de Disney, tu hijo se llevará un recuerdo para toda la vida de ese crucero.

Por supuesto, los cruceros Disney son una elección natural si este es nuestro caso, ya que en ellos encontrarás princesas, superhéroes de Marvel y de Star Wars, piratas como Jack Sparrow y un sinfín de personajes capitaneados por Mickey Mouse. Pero ojo, no es la única compañía que ofrece para tus hijos el viaje donde todos sus sueños se hacer realidad.

Los mejores cruceros para familias

Entre otros, el asombroso crucero Liberty of the Seas, de la compañía Royal Caribbean, estimulará la imaginación de tus hijos y entre otras actividades fantásticas les permitirá estrechar la mano del ogro buenazo Shrek, jugar con los Pingüinos de Madagascar o Kung Fu Panda. En la compañía Royal Caribbean existen hasta 10 cruceros que ofrecen la denominada Experiencia Dream Works, la cual, además de los personajes, incluye cine 3D, cine junto a la piscina al aire libre e incluso el musical Broadway Saturday Night Fever (esto último para los papis y mamis). Consulta si tu crucero favorito dispone de esta experiencia a bordo.

Por su parte, Norwegian Cruise Line cada verano adapta tres de sus barcos para que los peques puedan conocer a las estrellas de Nickelodeon, con Bob Esponja y Dora la Exploradora a la cabeza. ¿Te imaginas darte una ducha de moco verde?

4. El “problema” de viajar con adolescentes.

No podemos obviar que los viajes con adolescentes pueden resultar bastantes difíciles. Por ello, debemos asegurarnos de que si nuestro hijo está en una etapa un poco compleja de su vida, puede disfrutar de actividades acordes a su edad. Por ejemplo, Royal Caribbean articula tramos de edad entre 12-14 años y 15-17 años. Por su parte, Disney Cruise Line también divide a los adolescentes en dos tramos, de 11-13 años y de 14-17 años, con lugares bien diferenciados para divertirse.

Los adolescentes de esta manera van a poder reunirse entre sí en eventos bien organizados y supervisados, haciendo cosas divertidas junto al personal cualificado dedicado a atender a los chicos y chicas. Después de todo van a tener un montón de tiempo para recorrer el buque sin adultos y formar sus propios grupos e incluso parejas (no nos engañemos).

En este punto hay que ser realistas y hacer una pequeña advertencia. Cuando estamos en nuestra casa nos preocupamos por todo lo que supone una fiesta de adolescentes (compañías, peleas, drogas, alcohol y sexo). Pues bien, la mala noticia es que esos problemas también pueden presentarse cuando estamos en el mar. La solución está clara: hay que hablar con nuestros hijos antes de embarcar y establecer reglas claras sobre lo que pueden hacer o no cuando no están contigo. Y por supuesto, no despreocuparnos de lo que hacen a bordo.

5. Que no falten las piscinas y los juegos de agua.

Si existe una actividad estrella para disfrutar en familia en un crucero esa es, sin duda, un buen chapuzón en la piscina. Aquí disfrutamos todos por igual. Todos los barcos pensados para las vacaciones familiares disponen de piscina, pero hay algunos que son una auténtica pasada. Hay barcos, normalmente los más nuevos, que tienen auténticos parques acuáticos entre sus instalaciones.

Entre los cruceros que destacan en este aspecto, están los de la compañía Carnival, con sus parques acuáticos WaterWorks. El más frande de la flota es el que lleva el crucero Carnival Vista, y cuenta con toboganes y fuentes de agua en la zona de juegos acuáticos. La auténtica “bestia” es el Kaleid-O-Slide, una pasada de tobogán con forma de espiral de ¡137 metros de largo! Pero ojo, también piensan en los niños pequeñitos, con áreas de salpicadura y pequeños toboganes de juego.

Los barcos Disney tienen dos piscinas familiares, una de ellas con un pequeño tobogán para niños. Además de las familiares disponen de una solo para adultos y otra para niños en edad de pañal. En todos los barcos Disney encontrarás atracciones relacionadas de una u otra forma con los juegos acuáticos.

Los más pequeños de la casa también podrán disfrutar de la H20 Zone en muchos de los buques de Royal Caribbean. Geiseres, cañones de agua y pequeñas piscinas serán alguna de las actividades que os harán disfrutar por igual a toda la familia. Los niños mayores y los adultos podrán disfrutar incluso de un simulador de surf ¡casi nada! El buque Harmony of the Seas únicamente ofrece toboganes de agua y los barcos de la clase Oasis disponen de varias piscinas para asegurar la diversión de tus seres queridos.

6 Asegúrate de poder disfrutar si así lo deseas de un tiempo para ti.

Disfrutar de unas vacaciones en familia no necesariamente significa que no puedas disponer de algo de tiempo para ti, para hacer una escapada al SPA o incluso para visitar la discoteca de moda en ese puerto maravilloso. Para incrementar las posibilidades de disfrutar de esos momentos de “libertad”, elige compañías que ofrezcan servicios que permitan mantener a tu hijo a bordo cuando el buque está en el puerto. Esto te permitirá disfrutar de una excursión, visitar un museo o realizar todas las compras que desees mientras tu hijo se divierte con seguridad en el barco.

Revisa también que esos servicios están disponibles también en horario nocturno, ya que algunas compañías exigen que uno de los dos padres o tutores permanezcan siempre en el barco. También hay que tener cuidado y aclarar bien las cosas, ya que hay compañías que ofrecen el servicio pero se factura aparte (y pueden ser importes bastante elevados).

Otro punto que debes conocer es que estos servicios normalmente deben solicitarse con antelación (unas 24 horas antes) y serán autorizados siempre y cuando haya suficiente tripulación disponible.

7. Encontrar cruceros con actividades para toda la familia.

Más allá de los clubes infantiles y piscinas para peques, la mayor parte de compañías de cruceros para la familia ofrecen multitud de actividades que los niños disfrutarán solos o acompañados. Además de ellos muchas compañías ofrecen actividades deportivas muy interesantes. En este punto destacan las actividades de Royal Caribbean, en incluyen actividades como escalada, tirolinas, surf e incluso patinaje sobre hielo ¿qué te parece? Los buques de esta magnífica compañía, especialmente los más modernos, están especialmente concebidos para atraer a los adolescentes y a los adultos a los que les gusta “el movimiento”.

Norwegian Cruise Line tiene cursos de escalada con unas espectaculares paredes de escalada. Además podréis disfrutar de mini golf y juegos deportivos de Nintendo Wii, siendo la primera línea en ofrecer este último servicio.

El Carnival Vista, de la compañía Carnival Cruise Line, dispone entre sus magníficas instalaciones de un teatro IMAX y un increíble cine 4D. Otras actividades que podréis realizar a bordo es jugar a mini bolos, ping-pong, video juegos deportivos y máquinas arcade de baloncesto. En este barco, niños y adultos disfrutan por igual.

8. Valorar todas las opciones de restaurantes a bordo.

Lo que está claro es que el que pasa hambre en un crucero es porque quiere. Todas las compañías se empeñan en satisfacer a los niños y hambrientos adolescentes con pizza a todas horas, varios buffets, restaurantes de especialidades, servicio de habitaciones, y por supuesto, cenas formales.

En este punto hay que valorar las costumbres de nuestros hijos. Por ejemplo, nos interesa que el servicio de habitaciones esté incluido en el precio (o al menos que sea económico) si nuestro hijo pequeño no puede dormir sin un vaso de leche con cacao justo antes de acostarse.

Una cosa extraordinariamente importante es comunicar a la compañía de cruceros si alguno de nuestros hijos o nosotros mismos tenemos algún requerimiento especial en nuestra dieta. Si es vegetariano, intolerante a la lactosa, diabético o cualquier otra circunstancia, este punto es vital. Además de alertar a la compañía oficialmente, nunca está de más hablar con el jefe de camareros, que a buen seguro estará encantado de que tu hijo disponga de la comida que precise.

La verdad es que actualmente todas las líneas de cruceros disponen de menús especialmente concebidos para satisfacer los pequeños caprichos gastronómicos de tus hijos en vacaciones.

Disney tiene un programa muy interesante para las comidas, especialmente cuando se trata de las interminables cenas formales. Los niños de 3 a 12 años comen en primer lugar en el comedor de adultos y pasados 45 minutos los asistentes recogen a los niños en el comedor y los llevan a jugar a las instalaciones para niños. Para ello solo tienes que decirle al camarero cuando llegues a la cena que deseas este servicio ¡Perfecto!

Por cierto, Royal Caribbean dispone de un programa muy similar al de Disney.

9. Que no falte el entretenimiento nocturno para toda la familia.

Son famosos en los cruceros los espectáculos nocturnos en sus majestuosos teatros, donde se ofrecen variedades para toda la familia. Por ejemplo, la compañía Princess Cruises, exhibe cine en la cubierta del barco (Cine Bajo las Estrellas), con manta incluida. Otras compañías también ofrecen películas al aire libre.

Espectáculo MSC Spléndida

Como no podía ser de otro modo, los cruceros Disney ofrecen un sinfín de espectáculos temáticos de la industria y películas en el teatro de sala.

Por supuesto, cada vez más compañías ofrecen a bordo musicales, espectáculos de acrobacia y patinaje sobre hielo, buceo en familia, etc.

10. ¿Elegir un barco grande o uno más pequeño?

Esto dependerá de varios factores, principalmente de los gustos familiares y de la edad de los pequeños. Es cierto que en un barco grande, por lo general, encontrará más variedad y elaboración en las actividades e instalaciones más específicas, por ejemplo, para los adolescentes. También es cierto que a menudo resultan más incómodos para viajar con niños de edades más cortas. Suelen estar llenos en temporada alta y eso significa incomodidad, tanto a la hora de hacer colas para moverte por el barco, como en los restaurantes y establecimientos del crucero. Se requiere generalmente de reservas con antelación para las actividades y espectáculos, con lo que estamos más limitados en nuestra libertad de movimientos.

Ten en cuenta también que los barcos más pequeños suelen ser los más antiguos, aunque muchas compañías ya se han dedicado a actualizarlos y reformarlos, como por ejemplo la Carnival, que ha apostado por añadir restaurantes y bares populares a algunos de sus buques más antiguos, o la Disney, con sus nuevos toboganes y parques infantiles, spas y club infantiles de Marvel Super Hero Academy, etc.

De igual modo, así como los barcos más grandes son por regla general los más nuevos y lujosos, son también los más caros. Si te decides por estos grandes y deslumbrantes cruceros, prepara un buen presupuesto.

11. El itinerario perfecto para un crucero familiar.

El primer consejo que podemos ofrecer es buscar un crucero que salga de un puerto cercano a tu vivienda. Ten en cuenta que si llegas al embarque en tu propio coche, te estarás ahorrando todos los gastos de avión y las molestias del mismo.

Por lo general, destinos del Caribe y Centro América son atractivos para todas las edades. Otro destino interesante para barajar si tenemos niños un poco más mayores, es Alaska, donde a partir de una edad determinada podrán disfrutar de paisajes alucinantes y deportes de riesgo y aventura (rafting, pesca, kayak, trineo tirado por perros, etc.).

Europa podría parecer un poco menos atractivo para viajar con crucero con niños, pero si nos organizamos bien y planeamos actividades interesantes, podremos disfrutar también muchísimo. Todo dependerá de las características de nuestra familia y de los intereses y carácter de nuestros hijos. En ocasiones, los hijos adolescentes son la pieza más difícil de contentar. Asegúrate de mantenerlos activos para evitar que se aburran y no disfruten del crucero.

12. Un crucero en habitación familiar.

A la hora de reservar tu crucero, asegúrate de que la cabina que has elegido, esté configurada para acoger a una familia. Existen diferentes opciones, como por ejemplo, las cabinas consecutivas que se pueden conectar, la existencia de literas en el camarote, etc. Ten en cuenta que si no calculas este extremo, puedes encontrarte in situ teniendo que pagar un camarote superior o suite para poder organizarte adecuadamente. Un buen ejemplo de cabinas familiares, son las de Disney Cruise Line, que cuentan con varios aseos (uno completo y el otro con tocador, lavabo e inodoro) para facilitar que toda la familia pueda estar a tiempo lista para las excursiones y comidas con el número mínimo de molestias. Además, muchas de las habitaciones tienen capacidad para pasajeros adicionales en los sofás-cama y literas desplegables y cuentan con cortinas para separar las zonas infantiles de las de adultos. Otras compañías, como NCLine, ofrece camarotes denominados Villas, en las que pueden hospedarse hasta seis personas y Royal Caribbean cuenta con suites familiares en las que pueden quedarse de cinco a ocho personas. Además, como decíamos anteriormente, muchas compañías pueden configurar hasta cuatro dormitorios conectados entre sí, alojando hasta 14 personas (importante si viajas en grupo).

Finalmente, elegir tu crucero ideal, si viajas en familia, como ves, no es tan sencillo. Sigue nuestros consejos y organiza bien tus preferencias. No te arrepentirás y disfrutarás al máximo de tu viaje en barco de lujo.