Cómo disfrutar (y no solo sobrevivir) a un viaje familiar por carretera

Organizar un buen viaje por carretera con toda la familia es muy interesante, sobre todo si quieres evitar gastos elevados en billetes de avión. No obstante hay que tener muy presente que significará compartir horas y horas con los niños en un espacio cerrado.

Para que la aventura sea inolvidable, te contamos a continuación cómo disfrutar realmente de los viajes por carretera con la familia.

Sigue leyendo si quieres evitar las típicas preguntas del tipo “¿cuánto falta para llegar?, ¿estamos aquí todavía?… e incluso convertir tu viaje en familia en una de tus aventuras favoritas:

  1. Mantente sereno y tranquilo. A pesar de todas las dificultades e imprevistos que puedas encontrar durante el viaje (tráfico denso, pérdidas de reserva o de objetos personales…) debes estar tranquilo. Demostrarás a los niños que la aventura merece la pena.
  2. No intentes hacer grandes distancias a grandes velocidades. No es lo mismo hacer kilómetros cuando estamos solos que viajar en coche cuando lo hacemos con niños. En un viaje familiar por carretera debes tomarte tu tiempo, parar, descansar y disfrutar del paisaje. Sé flexible y te darás cuenta de lo maravilloso que será tu viaje.
  3. Mantén el orden y la limpieza. Vas a permanecer mucho tiempo dentro de tu vehículo así que todo será más agradable si está todo ordenado. Aprovecha cada una de tus paradas para tirar la basura y mantén la higiene personal. Toallitas, champú en seco, etc. son elementos indispensables en tu aventura por carretera.
  4. Usa los asientos de forma inteligente. Los niños deben viajar en la parte trasera del vehículo e ir provistos de las medidas de seguridad necesarias. En el caso de niños pequeños será necesaria una sillita homologada o un elevador, dependiendo de su edad y altura. Los niños más mayores, deben ir situados en asientos que tengan reposacabezas, que reforzarán su verticalidad y ayudarán a descansar y dormir a ratos.
  5. Detén el vehículo cada tres horas. No es necesario que dilates la parada más allá de unos pocos minutos, pero esto marcará la diferencia a la hora de mantener la armonía del viaje. Aunque nadie necesite ir al servicio estos descansos liberarán la tensión de los pequeños. Ellos necesitan estirar las piernas y nosotros también. Además, el cansancio no es buen compañero de viaje para ningún conductor. Es importante llevar balones, cuerdas de saltar o cualquier cosa con la que puedan jugar y moverse lo suficiente. Estas paradas forman parte de la diversión. Prepara alguna actividad interesante, como desafíos o pequeños campeonatos.
  6. Procura que toda la familia viaje cómodamente. Colocar equipaje en los asientos traseros porque no caben en el maletero puede ser un grave error. Piensa que los niños van a pasar varias horas sentados y no pueden ir comprimidos o incómodos. Ellos lo pasarán mal y convertirán la aventura en una pesadilla.
  7. La tecnología es una gran aliada para los viajes largos por carretera, pero no confíes ciegamente en ella. Las pantallas ofrecen emociones a corto plazo, pero necesitarás también otras herramientas de entretenimiento, como blocs de dibujo, libros, juegos de viaje, etc. Las tablets, las consolas o las pantallas de vídeo pueden llegar a cansar si son lo único de lo que disponemos. Además, debemos permitir que los niños alternen el entretenimiento con el aburrimiento. No tengas miedo de permitir que se aburran durante el viaje familiar por carretera. La idea es que no solo deben estar entretenidos, sino también relajados, y para ello, deben alternar las tecnologías con momentos de lectura o dibujo, por ejemplo.
  8. Los líquidos son muy importantes. Es muy importante estar bien hidratados durante el viaje. Pero ten cuidado, beber mucha agua sin control puede llevar a los niños a necesitar ir al servicio sin control. En lugar de beber agua de forma excesiva, puedes optar por tomar alimentos como por ejemplo las uvas.
  9. A la hora de comer en el coche, elige bien. Los alimentos dulces y almibarados no son una buena opción, no solo porque pueden estropear la tapicería, sino porque tanta energía en un sitio cerrado puede ser contraproducente. Si viajas con un bebé y llega la hora de amamantarlo, detén el coche y hazlo con seguridad.
  10. Acepta lo inevitable. Nunca se está lo suficientemente preparado para un viaje familiar por carretera. Muchas cosas pueden salir mal a pesar de todos los cuidados y los planes realizados. No obstante, si te embarcas en esta aventura sé positivo y disfruta de todos los momentos. Convierte la experiencia en un recuerdo maravilloso que podrás evocar en un futuro. Es posible que haya momentos en los que pienses “nunca más”, pero intenta ignorar esa voz y verás como al final recordarás como algo maravilloso este viaje por carretera.

Suscríbete ahora

y consigue GRATIS el EBOOK "50 Consejos imprescindibles para ahorrar dinero cuando viajes"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *