Dónde cambiar moneda para viajar al mejor precio

En ocasiones confiamos excesivamente en que las tarjetas de crédito son más que suficientes cuando viajamos a otros países y muchas veces nos llevamos desagradables sorpresas. Aunque no sea necesario ni aconsejable llevar una fortuna en metálico, lo cierto es que billetes y monedas de curso corriente pueden ser muy necesarios cuando se llega al país de destino.

Dependiendo del lugar en el que te encuentres puede ocurrir que no encuentres cajeros cercanos o que comercios, restaurantes y diferentes servicios no acepten pagos con tarjeta. Infórmate bien antes de emprender el viaje antes de las condiciones en las que se encuentra tu destino en lo relativo a esta cuestión. Aún así, es necesario que al menos lleves cash contigo, por lo que es necesario que sepas dónde debes acudir para cambiar moneda para viajar.

Una vez hayas llegado tu destino en el extranjero también es importante que sepas dónde cambiar moneda en caso de necesidad (si vas a países de la zona euro este problema no se te planteará, afortunadamente). A continuación vamos a mostrarte cuáles son los lugares más adecuados (y también los menos) en los que puedes cambiar moneda extranjera.

¿Dónde cambio moneda para viajar?

Son varios los aspectos que debes tener en cuenta a la hora de cambiar dinero para viajar si quieres que el cambio sea lo más favorable posible para ti. Entre ellos está el tipo de cambio que te ofrecen, lógicamente, pero también las comisiones que te cobran. Y no es tan sencillo como parece. En algunas oficinas puedes encontrarte con que no te cobran ningún tipo de comisión, pero el cambio, sin embargo, suele ser bastante desfavorable para ti. En otras sí pueden cobrarte comisión pero, en contrapartida, el cambio puede resultar muy rentable. Es cuestión de sacar la calculadora y ver cuál es tu mejor opción. La diferencia puede ser cuantiosa.

En cuanto a los lugares en los que puedes cambiar moneda para viajar, tanto en el país de orign como en el país de destino, son principalmente los bancos, las casas de cambio (físicas y online), los aeropuertos, los hoteles y los cajeros automáticos (también existe el mercado negro, pero no es muy recomendable, como te explicaremos más adelante).

Cambiar moneda para viajar en tu banco

Los bancos son las entidades más utilizadas para cambiar dinero para viajar, especialmente con los que trabajamos y en los que tenemos abiertas nuestras cuentas corrientes. La ventaja principal de recurrir a tu propio banco es que te conocen y, en principio, te van a atender mejor que en cualquier parte simplemente concertando una cita vía telefónica o por correo electrónico con una antelación de al menos 15 días para que puedan proveerse de la moneda solicitada.

Sin embargo, existen algunas desventajas; por ejemplo, a los bancos cada vez les gusta menos cambiar moneda (casi no les deja rentabilidad y los bancos, en fin, ya se sabe qué es lo que buscan). Además, solo cuentan con poco más de una veintena de monedas extranjeras de cambio, las más potentes, así que si lo que buscas es el cambio de una moneda un poco extraña posiblemente lo que hagan sea darte dólares a cambio de euros para que cambies la moneda estadounidense en el país al que vayas a viajar (vamos, como se dice coloquialmente, quitarse el marrón de encima). Ojo también con las comisiones, que fácilmente pueden llegar al 3% o al 4%.

Cambiar de moneda en un banco local del país de destino

Otra opción es cambiar tus euros o dólares en un banco del destino de tu viaje. Aquí pueden surgir algunos problemas, como el idioma o, dependiendo de en qué parte del país te encuentres, que no encuentres una entidad que cambie moneda.

En las capitales y grandes ciudades, especialmente si el país es turístico, no suele haber problema, pero si te vas a alguna región un poco remota, probablemente te encuentres con este problema.

Cambiar moneda para viajar en el aeropuerto

El impresionante flujo de pasajeros de un aeropuerto convierten a estos espacios en un lugar habitual de bancos y casas de cambios que ofrecen tanto la venta de moneda extranjera (especialmente en las salidas) y de compra de divisas por euros (sobre todo en las llegadas). Es decir, no te faltarán oficinas a las que recurrir para cambiar moneda. Sin embargo, hoy por hoy son seguramente los lugares menos recomendables para realizar estas gestiones. A pesar de la seguridad y la comodidad que ofrecen, de contar en muchas ocasiones con casi un centenar de monedas de cambio, de ofrecer habitualmente servicios durante las 24 horas del día y de que las oficinas están atendidas por un personal muy cualificado y políglota, lo cierto es que el cambio suele ser muy poco favorable para ti.

Aún así, si por las circunstancias que sean te ves obligado a cambiar tu dinero en el aeropuerto es aconsejable que sigas algunas recomendaciones, como buscar un servicio sin comisión, cambiar únicamente el dinero necesario para que puedas coger un taxi o cualquier transporte público y llegar al hotel o el alojamiento que hayas elegido y, desde allí, planificarte mejor y acudir a una casa de cambio o banco local.

Casas de cambio en España

Menos conocidas en general que los bancos son las casas de cambio, pero no debes preocuparte, son entidades que también son supervisadas por el Banco de España (y que cuentan con una licencia del mismo para poder operar), incluso con una mayor transparencia de la que se exige a los bancos. Existen dos tipos de casas de cambio en España, las que únicamente compran moneda extranjera y las que la compran y la venden (también existen las casas de cambio online, pero de esas hablaremos más adelante).

Entre las ventajas de las casas de cambio se encuentra el alto número de monedas extranjeras que manejan en comparación a los bancos, llegando a superar muchas veces las 80. Suelen encontrarse en zonas muy transitadas, con un personal muy cualificado (muchas veces por encima del de los bancos) y capaz de defenderse en varios idiomas. Por contra, no siempre ofrecen el cambio más alto y existen unas grandes diferencias entre unas y otras, en ocasiones abismales.

Casas de cambio en el país de destino

Existe cierta creencia de que puede salir más rentable cambiar moneda en el país de destino que en España, ya sea en bancos como en casas de cambo. Es posible que ocurra en alguna ocasión pero la mayor parte de viajeros habituales a los que consultes te dirán que no es buena idea. La tasa de cambio casi siempre es más perjudicial para ti y las entidades se aprovechas de que estás en “territorio hostil”, es decir, fuera de tu entorno habitual y por tanto algo “pillado” para apretarte las clavijas todo lo que pueden en el cambio.

De todos modos, si tienes que recurrir a una casa de cambio en el extranjero, sigue los mismos consejos que te hemos dado con anterioridad, huye de las que se encuentren en los aeropuertos y apuesta por las del centro de la ciudad, comparando unas cuantas hasta encontrar la mejor opción.

Casas de cambio online

Las casas de cambio online están experimentando un gran auge en los últimos tiempos, al igual que ocurre con todo tipo de empresas virtuales. Entre las principales ventajas de este tipo de compañías está la rapidez, casi inmediatez, con las que puedes realizar tus operaciones de cambio de moneda, que no te llevarán muchas veces más de 10 minutos.

Al no requerir tu presencia física, te evitarás largas colas y esperas, además de poder realizarlas desde cualquier lugar a través de tus dispositivos móviles; sus tasas de cambio suelen resultar sensiblemente más rentables para ti que las de las tradicionales entidades de ventanilla (especialmente cuanto mayor sea el monto, no es lo mismo cambiar 100 euros que 10.000).

Cambiar moneda para viajar con RIA

RIA es una de las principales empresas de transferencias de dinero del mundo que compagina casas de cambio físicas establecidas en las zonas más céntricas de las ciudades europeas más importantes con sus servicios online, superando el millón de clientes. Las divisas con las que operan ascienden a más de 60, incluyendo las más potentes y utilizadas del mundo, como dólares, yenes, libras, coronas y pesos, entre muchas otras. Sus servicios de reserva online de divisas permite que puedas recibir el dinero cambiado en tu casa, en tu centro de trabajo o donde indiques. También tienes la oportunidad de retirarlas en cualquiera de sus establecimientos autorizados. En España cuenta con numerosas oficinas en Madrid y Barcelona, además de sendas casas de cambio en Valencia y Palma de Mallorca.

Las oficinas de RIA te permiten cambiar moneda para viajar al extranjero sin ningún tipo de límite, aunque si deseas hacerlo de modo online por un importe superior a 950 euros, tendrás que ponerte en contacto telefónico con la compañía por cuestiones de seguridad. Aunque no hay ninguna cantidad mínima para cambiar moneda, es solo a partir de los 500 euros cuando te la enviaran a casa de modo gratuito (suelen tardar entre uno y dos días laborables). RIA no cobra ningún tipo de comisión y su tasa de cambio suele ser bastante generosa. Además, si después de finalizar tu viaje te ha sobrado moneda extranjera la empresa te la recompra (siempre que acudas a sus establecimientos físicos ya que no existe esa opción de modo online).

Cambiar dinero para viajar con Exact Change

Exact Change es una casa de cambio de moneda que funciona de una forma mixta en internet y oficinas físicas que se encuentran en Madrid, Barcelona, Marbella, Sevilla, Alicante, Elche, Málaga y Gran Canaria, tanto a pie de calle como en aeropuertos y estaciones de tren. A través de su web puedes comprar moneda (si quieres vender el dinero que te sobre tras tu regreso del viaje tendrás que acudir a alguna de sus oficinas, tal y como ocurre con RIA).

Exact Change ofrece entregas a domicilio de moneda extranjera tras su correspondiente pago online, no cobran comisiones, tienen hasta 80 tipos distintos de moneda extranjera, exigen una compra mínima de 200 euros y una cantidad máxima de 3.000 euros para los envíos a domicilio.

Cambiar moneda extranjera en los hoteles

Es una opción no muy recomendable por los mismo motivos que en los aeropuertos. Suele salir más rentable buscar un banco cercano aunque es cierto que los hoteles te ofrecen una mayor comodidad y no poca seguridad.

Por otro lado, suelen tener unos límites bastante bajos a la hora de cambiar. Es una opción que puede servir para salir de algún apuro.

Cambiar moneda en el “mercado negro”

Entrecomillamos el término mercado negro porque suena un tanto “mafioso”. Nos referimos a cambiar dinero con particulares del país del destino. En algunos países es algo bastante habitual e incluso estas personas tienen su propia definición, como por ejemplo los “arbolitos” argentinos.

No es buena idea. Aparte de su dudosa legalidad en algunos casos, estás expuesto a que te cuelen billetes falsos o a que algún compinche te espere en la siguiente esquina y te deje “pelado”.

Sacar dinero del cajero automático

Dejamos para el final la forma más habitual y más recomendable de cambiar moneda cuando viajamos al extranjero, que no es otra que sacar dinero de los cajeros automáticos. Aunque te cobren una comisión, que suele ser de entre el 3,5% y el 4,5%, al final es la opción más rápida y cómoda (aunque como te hemos indicado al principio de este artículo, no siempre está disponible y es mejor tener en mente otras opciones).

Además, no olvides que existen tarjetas sin comisiones para viajar al extranjero como las de N26, Vivid y Revolut, cada vez más populares, que te pueden servir para ahorrarte unos buenos dineros.

Y hasta aquí las diferentes opciones que tienes a la hora de cambiar moneda para viajar. En resumen, busca, compara y elige el mejor cambio para ti, calculando tanto las tasas como las posibles comisiones, huye de los aeropuertos, nunca cambies tu dinero con particulares en la calle y ve bien equipado con tarjetas de crédito y con tarjetas para viajar sin comisiones.